31 de octubre de 2014

TRILOGÍA ESTAMOS DESFLORANDO JARDINES Y HUERTAS

TORINÁSEO, el Churo Chicheño
(Heberth Fernando Peredo-Banda)
La Paz, Primavera, 21 de octubre de 2014

I.

De tanto lanzar flores a los cerdos
Hemos desflorado los jardines del valle.

Corriendo tras la añagaza del progreso
(Como chiwanku en playa desolada)
Hemos perdido el verano ardiente y fecundo.

¿Dónde buscarán las mozas
Sus perdidos collares de esmeraldas
Y sus deslucidos anillos de rubíes?

¿Dónde cuelgan desgreñadas ramas de sauce llorón
En las que de niño columpiaba mi alegría?

¿Dónde las bandadas de golondrinas,
Que arrimaban la primavera al valle,
Agitan la nostalgia del corazón de las muchachas?

Cual viento despistado en primavera
Recuento pétalos, recuento desilusiones.

Prenda de mis ensueños…
Siendo como están desfloradas huertas y jardines
¿Me aceptarás obsequiarte las guirnaldas del cementerio?

II.

Quiero saber por qué la lluvia huye de sí misma
Abandonando rocas, arenas falsas, cartones, hilos
Botellas que se desprenden de labios sedientos,
De labios partidos por la sequedad del silencio.

¿Quién lame el llanto de los sauces?
¿Quién electriza las doradas cabelleras de los maizales?
¿Quién compadece a las abejas que buscan un nuevo oficio?

¿Dónde andarán las perlas de lluvia?
Humedecían la garganta del chiwanku
Mientras lanzaba rogativas al cielo inclemente.

¿Por qué el río ha perdido la huella
Que lo traía a la playa marchita
Donde la arena sufre sus sequedades?

Lluvia…
¿No henchirás las viñas que desangran el yapador de sangre
Perturbador del corazón de las doncellas?

La luna descolgada estalla como hoja seca
Como herrumbre que deshace los besos
Como cuerpo hecho trizas por el viento
Como pesadillas delirantes
Que agobian amantes atolondrados.

Corazones angustiados
Ojos resquebrajados, secos
Almas pálidas, desiertas
Añoran el rocío compasivo
Que oreaba sus cavernas.

III.

Renuncio a tragar la arena desollada
A domesticar el polvo vagabundo
A trenzar la resquebrajada melena del maizal.

Renuncio a martirizar al Manantial exigiéndole que llore
A atragantarme con labios partidos.
A arrear nubes huidizas.

Renuncio a meterme en la vida privada del río indiferente
Que se niega a humedecer la playa reseca.

Renuncio a esa comodidad de vivir
Con la carne que comulga con ladrillos, cemento y calaminas.

Renuncio a la complacencia del cuerpo
Charkiado por el aire seco que se estrella como piedra en mis sesos.

Quiero vivir…
Como sauce que lame el agua salitrosa de la playa inundada.
Como abeja melera endulzando el futuro de las niñas que aún no nacen.
Como lachiwana que sorprende a flechazos el presente adormilado de los niños de mi pago.

Quiero vivir…
Como el beso húmedo de los amantes aunque la luna se olvide de ellos.
Como verdad que flota en río torrentoso
Aunque no esté en los libros ni sea noticia en los diarios.

Quiero vivir…
Como molle madurando uvillas que afinan el gorjeo del chiwanku pidiendo lluvia.
Como wichiku silvando: “Tupiza”, “Tupiza”, “Tupiza”
Embriagado por el resuello de phasakanas de la brisa sonriente.

Soy Manantial que rebrota campos sedientos de Vida.
Soy caja parlera hablando mil idiomas.
Soy bombo que retumba en el pecho de corazones inocentes.
Soy tonada que suelta la lengua de las almas oprimidas.
Soy pájaro rebelde que levanta vuelo hacia mundos ignorados.
Soy grito que convoca a churkis indefensos.
Soy viento huracanado que estrangula al vividor que vive a costilla ajena.
Soy arisco corcel que despuebla serviles y pervertidos expertos en tretas y engaños.

Mientras viva, nadie podrá ignorar mi presencia.
Mientras viva, mi pecho transparente dejará pasar la claridad.
Mientras viva, mis ojos librarán flechas ardientes.

Nada está perdido mientras el frenesí de corazones, águilas, alas y garras
Trencen sus almas para mantener la Puerta del Diablo abierta a la admiración de la gente.-


DEDICATORIA: A mis paisanas y paisanos de la Nación Chichas. A través de estos versos quiero expresar mi desolación frente al parecer imparable urbanismo desarrollista de los ladrillos parados que, como lepra, va carcomiendo los valles, quebradas, pampas, ríos, donde se instalan ciudades y pueblos. Esta enfermedad está haciendo que las ciudades de todo el mundo vayan perdiendo sus mejores y más fértiles tierras (Tupiza, Cochabamba, Tarija…) en pos de un pretendido “progreso social” que lo único que logra es multiplicar energúmenos agobiados por el consumismo irracional, el stress, el aislamiento existencial, el hambre, el desempleo… Mientras las promesas de bienestar, los discursos de seguridad alimentaria, etc. cada día que pasa, están más alejados de la posibilidad de brindar una vida digna para el ser humano. ¿Alguien recuerda las fértiles tierras de Chajrawasi?...

Por ello mi bronca contra estas promesas incumplidas de un sistema que, al mismo tiempo que se autodestruye, arrastra a toda la sociedad en su destrucción. Creo que es hora de detenerse un momento y reflexionar sobre la situación actual y sobre el futuro que deseamos construir para nuestras hijas e hijos. ¿Esto es lo que buscamos? Si no es lo que buscamos, ¿podremos cambiar la orientación del “progreso”? ¿La ciencia y la tecnología no podrán ayudar a construir casas en los riscos, preservando los campos de cultivo para la alimentación y el regocijo en beneficio de todas y todos?


Levantemos la voz, ¿o ya no hay tiempo para ello?... Torináseo, el Churo Chicheño (Heberth Fernando Pered          o-Banda). Nación Chichas.