Influencias Culturales en los Chichas


Cuando nos habíamos referido a una estructuración identitaria para la Región Chichas manifestamos que dentro de este proceso existía, también, aspectos culturales muy importantes en esta construcción y deconstrucción permanente. En este sentido, ahora vayamos identificando algunas vertientes culturales que han permitido delinear las características de los pobladores chicheños expresados en una cultura viva y actual que sin embargo absorbe estos elementos que datan de mucho tiempo atrás, en algunos casos, y se complementan con la contemporaneidad del quehacer cultural. Asimismo, hay que dejar en claro alguna puesta en duda de la herencia y vigencia de la Nación Chichas en un plano actual; por lo que con seguridad la cultura originaria no se encuentra presente en su totalidad pero esta visión caería en una miopía analítica cuando se pretende hacer estas menciones y devaluar un proceso de reconstitución que articule aspectos históricos y coyunturales en la visión de Nación Chichas.

            Desde esta perspectiva, comencemos hablando de los Chichas originarios y precolombinos de los cuales no se tiene todavía información estructurada de manera contundente sin embargo a partir de los vestigios encontrados vamos conociendo su presencia en el territorio del sur de Bolivia que también se extendió a otras latitudes que ahora cruzan límites internacionales. Así, habría que identificar la herencia dejada desde este periodo histórico donde se encontraría fundamentalmente un territorio y un idioma propio determinantes en la caracterización de una Nación. Desde este punto de referencia tendríamos que sustentar el dejo particular que diferencia a los pobladores oriundos de la región y que se extiende hasta el Departamento de Tarija y el norte argentino. Posteriormente, con el proceso de expansión, principalmente, de los incas es seguro que se generaron modificaciones que empero no lograron extinguir las particularidades más representativas y que permanecen hasta la actualidad, haciendo hincapié en los normales cambios que se producen en el encuentro de culturas.

            Desde la vertiente colonial, se introducen instrumentos musicales como ser los de cuerda que se articulan a los de la caja y el erke, junto a muchos más, que demarcan una tradición musical inspirada en el entorno y potenciada en el siglo XX. También, en esta arista, se encuentra la caballería que distingue hasta hoy a los jinetes chicheños situación adaptada también con el advenimiento de los españoles y complementada por la habilidad de los pobladores y su espíritu luchador expresada en gestas como las de la independencia. Así llegamos a la República que luego de delimitar los países independientes y sus acervos culturales junto a los procesos migratorios trajeron consigo influencias como la costumbre de tomar el mate y una asimilación de jergas y dejos gauchescos que ahora son normales en el lenguaje regional; por tanto estaríamos refiriéndonos a procesos de relacionamiento por la proximidad a la República Argentina. En un último momento nos encontramos en tiempos de globalización y de las nuevas tecnologías que nos ponen enfrente retos para que la cultura y sobre todo la identidad de los Chichas sigan manteniéndose algo asépticas con una barrera impermeable que permita tener vigente esta particularidad de las poblaciones del sur boliviano y que ahora buscan su potenciamiento mediante su reconstitución como Nación que partiendo de lo cultural debe rescatar y articular aspectos más estructurales como ser los políticos y económicos propios que definan el horizonte de la Nación Chichas en el relacionamiento dentro del escenario Plurinacional.

LOS CHICHAS Y SU IDENTIDAD


En nuestra región es muy reconocida y diferenciada una muy peculiar identidad y cultura que la diferencia de las demás en el país, siendo fundamentada por todo un proceso de mantenimiento y vigencia histórica hasta nuestros días. En este sentido, cabe realizar algunas menciones y formas de entendimiento de la identidad desde un perfil conceptual y en su aplicación a nivel de la realidad. Así, en una instancia la identidad es entendida fundamentalmente desde dos perspectivas la primera que pasa por el reconocimiento desde adentro como una forma intracultural que se valida a si misma rescatando todos sus aspectos y formas, y se proyecta hacia fuera. Después, se encuentra el relacionamiento que se establece hacia fuera donde es fundamental el reconocimiento desde el otro a partir de lo cual se puede proyectar el proceso intercultural. Entonces, así se desarrolla un doble efecto tanto interno y externo que mediante estos mecanismos termina por entender una identidad validada por el autoreconocimiento y la forma en que el otro (desde afuera) te identifica y reconoce.

            Así, con esta apostilla, podemos incluir el tema cultural que no significa una relación directa o un sinónimo de identidad sino que puede llevar consigo elementos que permiten configurar y establecer la misma. Entonces, la identidad puede manejarse desde la pluralidad en la que se presenta a nivel individual donde cada persona lleva consigo una diversidad de identidades que se manifiestan dependiendo del contexto en que se desarrollan como una forma de adaptación al medio. Por otra parte, está una identidad colectiva que tiene puntos de encuentro y de acuerdo normado procesualmente en el devenir de los hechos concretos; a partir de estos elementos se van demarcando los aspectos característicos que permitan contrastar una diferencia en el relacionamiento entre culturas. Con todo esto ingresamos a entender la identidad de los Chichas que presenta formas, sobre todo, simbólicas que le permiten llevar adelante el primer paso de un autoreconocimiento que al parecer supo mantener vigentes estos aspectos del “ser chicheño” hasta la actualidad. Sin embargo, queda pendiente la otra parte del proceso identitario donde nuestra identidad tenga la capacidad de ingresar en el plano intercultural donde desde afuera se haga vigente la existencia actual de los Chichas, alejándonos de una autosegregación dentro de nuestros límites territoriales.

            Dicho esto, ingresamos nuevamente al tema práctico donde para llevar a los hechos concretos este proceso identitario se hace necesaria una manifestación viva de los habitantes autoreconocidos como Chichas; que sobre todo vienen de una tradición precolonial diferenciada permanentemente. A partir de este antecedente, en la actualidad los procedimientos formales son un requisito para proyectarnos como chicheños, en este caso, a nivel nacional. Por ello se asume al Censo Nacional de Población y Vivienda de noviembre próximo para validar nuestra condición en el escenario Plurinacional. Por tanto, el necesario debate acerca del tema indígena, cultural, histórico y otros seguirá vigente por mucho tiempo; sobre todo cuando a estos se suma una implicancia política que se pretende articular en desmedro del proyecto hacia el Censo 2012 y la identidad de los Chichas. No obstante ahora se requiere asumir acciones colectivas más allá de acuerdos consensuados o discrepancias individuales. El proceso identitario y cultural se modifican día a día de forma normal sin embargo la calidad y condiciones de vida de toda una región pueden seguir agudizándose como problemáticas sociales frente a lo cual no podemos seguir planteando debates, polemizados, fuera de momento. Y por último aprendiendo y recordando la historia, hace muchos años los anhelos de todo un pueblo canalizados hacia una departamentalización se vieron truncados por una falta de compromiso y visión de los habitantes perdiendo así grandes oportunidades de la historia; que esta vez no ocurra lo mismo.
Responde así a la pregunta 29 del próximo Censo Nacional de Población y Vivienda
Porque Los Chichas fuimos, somos , estamos y no dejaremos que nos ninguneen. 

Los Chichas harán prevalecer su identidad en el Censo Nacional del 21 de noviembre


Publicado en El Sureño

El próximo miércoles 21 de noviembre se desarrollará en nuestro país el Censo Nacional de Vivienda y Población 2012, oportunidad en la que todos los bolivianos ejerceremos nuestro derecho. Según el INE, las 49 preguntas de la encuesta están divididas en seis capítulos como: ubicación geográfica de la vivienda, principales características de la vivienda, emigración internacional en el hogar, mortalidad en el hogar, personas con alguna dificultad permanente y principales características de la persona.

A diferencia del Censo desarrollado el 2001, en la nueva boleta censal se incorporarán tres nuevas preguntas relacionadas a la migración internacional, modo de eliminación de la basura, tecnología y manejo de información en el equipamiento del hogar.

Sin embargo, para la región de Los Chichas esta encuesta es de vital importancia, ya que por primera vez se pretende reconocer y hacer prevalecer la propia identidad cultura de Los Chichas, respondiendo afirmativamente a la Consulta 29 e identificándonos como miembros de la Nación Chichas.

En el Estado Plurinacional de Bolivia la Nación Chichas comprende el territorio de los municipios de Nor Lípez, San Agustín, Mojinete, Esmoruco y San Pablo de Lípez, Vitichi, Cotagaita, Atocha, Tupiza y Villazón.

Vale decir, que auto identificándonos como miembros de la Nación Chichas, ejerceremos el derecho a que nuestra nación sea reconocida respondiendo a la encuesta de la siguiente manera:

- Consulta N° 29:
“Como boliviano o boliviana ¿Pertenece a alguna nación o pueblo indígena originario campesino o afro boliviano?”.

- La respuesta deberá ser:
SI. LA NACIÓN CHICHAS.

Esta campaña está siendo socializada a través del Departamento de Cultura del Municipio de Tupiza en coordinación con los demás municipios que comprenden la nación Chichas, sustentado en el texto constitucional que señala a este respecto: “Dada la existencia precolonial de las naciones y pueblos indígena originario campesinos y su dominio ancestral sobre sus territorios, se garantiza su libre determinación en el marco de la unidad del Estado, que consiste en su derecho a la autonomía, al autogobierno, a su cultura, al reconocimiento de sus instituciones y a la consolidación de sus entidades territoriales, conforme a esta Constitución y la ley”. (Artículo 2)

Así mismo tenemos el derecho:
“A que la identidad cultural de cada uno de sus miembros, si así lo desea, se inscriba junto a la ciudadanía boliviana en su cédula de identidad, pasaporte u otros documentos de identificación con validez legal”. (Parágrafo II, numeral 2)

Por ejemplo, si nacimos en Suipacha como miembros de la gloriosa Nación Chichas tendremos el derecho a inscribir nuestra auto identificación como tales. Este será el documento de Identidad de Chicheñas y Chicheños:
Nacido en Suipacha - Nación Chichas – Estado Plurinacional de Bolivia.

El día del censo entrará en vigencia el Auto de Buen Gobierno, con suspensión de actividades, se cerrarán fronteras y se prohibirá la circulación de peatones.

Los resultados finales del la encuesta serán conocidos en mayo de 2013, aunque los resultados preliminares podrían conocerse dos meses después del 21 de noviembre próximo.

CONCLUSIONES DEL 2º COLOQUIO SOBRE IDENTIDAD Y ESPACIO TERRITORIAL DE LA NACIÓN CHICHAS

  1. La Nación Chichas es un hecho histórico, social , cultural, económico, político, artístico, por tanto, la Nación Chichas existe. Tiene un pasado, un presente y un futuro.
  2. Las Investigaciones arqueológicas, etnológicas y lingüísticas aportan elementos que corroboran esa afirmación.
  3. Se establece como texto de consulta y guía oficial de investigación “El ABC de la Nación Chichas”, ameritando su difusión masiva por los diferentes medios de comunicación.
  4. Es una demanda generalizada la reafirmación de nuestra identidad como Nación Chichas en el Censo Nacional de Población y Vivienda,  el próximo 21 de noviembre de 2012.
  5. Generar espacios de discusión y reflexión en la perspectiva de la conformación del Gobierno  Autonómico de la Nación Chichas, con facultades legislativas y derecho a la consulta en el marco de la Constitución Política del Estado.
  6. El fortalecimiento de la Nación Chichas tiene la necesidad y urgencia de profundizar  las investigaciones lingüisticas, arqueológicas, etnológicas, arte musical, canto, danza, alfarería, pintura, costumbres, tradiciones y otras.
  7. Es necesario proyectar estas investigaciones en una perspectiva  de desarrollo integral y sostenible de la Nación Chichas. Por tanto, aquí estamos hablando de investigación aplicada con carácter prospectivo. Se trata de responder a la pregunta: El resultado de las investigaciones ¿son susceptibles  de servir para algo que mejore la vida de las chicheñas y chicheños actuales? La prospección tiene que ver con la formulación  de POAs, PDMs, generación de empleos y desarrollo de unidades productivas, la inserción de la Nación Chichas en la Currícula Regionalizada del Ministerio de Educación, etc. En suma, de lo que se trata es de construir participativamente el Plan de Gobierno de la Nación Chichas. 
  8. Convocar a la institucionalidad de la Nación Chichas a un Encuentro  de sus Organizaciones Sociales con la participación de Municipios, Comites de Vigilancia, Comités Cívicos, Organizaciones Sindicales, Tierras Comunitarias de Origen (TCOs), Consejo Originario de la Nación Chichas y pueblo en general.
  9. Coordinar con la Dirección Distrital y los Directores de Unidades Educativas la constitución de un Equipo Operativo que difunda y socialice esta demanda de reafirmación de nuestra identidad como Nación Chichas en las escuelas, colegios y universidades, OTBs, Distritos, Etc.
  10. Es urgente definir mecanismos de comunicación e interacción reciprocas con los miles de Chicheñas y Chicheños que viven en el interior y exterior del Estado Plurinacional de Bolivia. Se trata de analizar, reflexionar y construir propuestas para solucionar el problema de la migración.
Unidad de Antropología y Arqueología – Departamento de Cultura Turismo y Deportes

Tupiza, 26 de septiembre de 2012

Puedes descargar el documento en formato PDF desde nuestro repositorio de documentos sobre la Nación Chichas (haciendo clic aquí).

LOS CHICHAS EN EL DEBATE



Dentro del acontecer de los pueblos se van desarrollando diferentes facetas correspondientes a las formas de autoentenderse en relación con los demás. En este sentido nos encontramos ante una construcción colectiva, y mejor aun comunitaria, de resignificar una identidad fluctuante entre los resabios y las construcciones e influencias contemporáneas. Asimismo desde esta perspectiva, hace algún tiempo atrás, se viene trabajando y potenciando un perfil novedoso para los Chichas que ahora se entienden como una nación que complementariamente viene muy acorde con la coyuntura sociopolítica de nuestro país, representado por el Estado Plurinacional. Desde este enfoque se han establecido las condiciones para que las poblaciones puedan tener nuevas formas de desarrollo enmarcadas en las modificaciones estatales en curso, principalmente las autonomías.

            Sin embargo, nuevamente se contrastan cosmovisiones y percepciones a cerca de una misma realidad pero observada desde diversos perfiles. Por tanto, a partir del planteamiento de la reconstitución de la Nación Chichas se levantan voces diferenciadas expresando sus posiciones que en algunos puntos pueden ser disonantes pero que en el fondo tienen un lugar de encuentro para dejar de lado diferencias relativas y encaminarse hacia un solo fin en beneficio de la región. De esta manera, la identidad de los chichas es uno de los mayores antecedentes que se proyectan para ir madurando ideas como el de Nación que de lejos supera esta mirada identitaria y culturalista para abordar otros espacios más complejos y estructurales del ser chicheño. Pero, hay que reconocer que para lograr restablecer estas características se debe seguir estudiando e investigando en las raíces precolombinas donde se encuentran los elementos fundantes de esta colectividad. Así, para poder reconstituir esta Nación existen aspectos claves que van a determinar esta situación como ser el territorio, historia, idioma, población y una estructura institucional entre otros; donde la mayoría de estos elementos se encuentran presentes y en vigencia dentro del actual territorio Chichas lamentablemente dividido en provincias.

            De esta manera, nos encontramos en una etapa muy rica e interesante dentro del debate de la identidad en los Chichas que se perfila hacia una reconstitución histórica la cual debe ser plasmada en políticas públicas de beneficio para la población y el territorio. A partir del cumplimiento de los “requisitos” especificados en la Constitución Política para ser Nación debemos ir aplicando diferentes iniciativas que nos permitan influir en las relaciones con el Estado por ser el nivel oficial en cuanto a términos jurídicos y políticos. Por tanto, de forma paralela a este debate conceptual y de gabinete, quedan las acciones masivas de toda la colectividad manifestándose en el escenario nacional mediante una expresión incluyente con un mecanismo técnico de medición demográfica y estadística como es el Censo Nacional de Población y Vivienda a realizarse en noviembre próximo. Aquí tendremos una oportunidad histórica de potenciar nuestra identidad en el entorno nacional, donde el ser chicheño se visibilizará primero en datos cuantitativos mostrándonos el porcentaje poblacional autoidentificado como Chichas (pregunta 29) y, posteriormente, quedará por delante apoyarnos en este aspecto para proyectar políticas para nuestra región basados en fuentes estadísticas como otro argumento válido de planificación.