EL CENSO Y LA PERSPECTIVA DE LA NACIÓN CHICHAS


 El censo en el contexto de los Chichas tuvo como eje central el posicionamiento de la auto identificación como Nación; en la calle, el trabajo, en fin, en todo el conglomerado social chicheño. La pertenencia a la Nación Chichas, tiene como telón de fondo, el sentido de identidad, vale decir; ser chicheño es haber nacido en los Chichas, o bien haber desarrollado la vida social y económica en el ámbito territorial de la Nación, lo que implica también elementos básicos como el sentido de pertenencia a la cultura chichas, la simbología, la historia, el habla y demás características. Son chichas todos los habitantes del territorio.

Este sentido de pertenencia a la identidad de la Nación Chichas, implica un reconocimiento a las raíces ancestrales de la chicheñidad, que se expresa en la continuidad histórica del desarrollo socioeconómico de la nación, comprendiendo los eventos de la coexistencia con el incario, la conquista española y la etapa republicana, como un proceso histórico de la nación y su permanencia en el tiempo y el espacio.

Los resultados del censo que refieren a la pregunta 29 luego de un breve sondeo ratifican la existencia de la “nacionalidad” Chichas en el ámbito del Estado Plurinacional, se dejan como episodios anecdóticos, los argumentos historiográficos que hablaban de la desaparición de los chichas allá por el siglo XV, o bien que hayamos sido absorbidos por una supuesta invasión aymara o que finalmente el incario hubiese acabado con todo vestigio chicheño. Estas ficciones no documentadas y poco investigadas quedaron desmentidas ante la verdad histórica y fundamentalmente por la auto identificación masiva de la chicheñidad. La Nación Chichas vive.

Luego de la articulación histórica - identitaria del ABC y la refundación de la Nación Chichas en el Primer Encuentro Social el pasado 17 de noviembre, que rompió con el regionalismo mezquino que  in  visibilizó a la Nación. La historia cambio radicalmente, existimos como nación, nos reconocemos como nación, nos reconocen como nación. En dimensión del Estado Plurinacional, marcamos nuestra presencia territorial, vale decir, que en el mapa de naciones a diseñarse, luego de los resultados oficiales del censo, la Nación Chichas inevitablemente aparecerá con su territorio. Se modificó el mapa étnico, en términos simples, ya no somos un territorio marcado como parte integrante de la hermana “Nación Quechua”.

La Nación Chichas asume su rol histórico, reconstituye su territorio, afirma su identidad. A partir de este proceso las políticas de Estado, económicas, políticas, sociales y educativas, tienen que girar en torno a la existencia de la Nación Chichas, con todas las prerrogativas constitucionales.  

El pueblo manifiesta que “en Tupiza obtuvimos un 90%” los cotagaiteños dicen “logramos un 40%” y los chicheños de Villazón afirman “estamos por un 40%, pero somos los primeros”, no se sabe con certeza lo que pasó en Atocha y Vitichi. Esta algarabía popular expresa un sentimiento de victoria, que se concreta en la necesidad de acelerar el proceso de autonomía en los márgenes que establece la constitución. Construir la autonomía horizontal sin centralismo abre dos posibilidades: la Autonomía Indígena Originaria Campesina o la Regional. La primera con facultades legislativas, ejecutivas, 18 prerrogativas constitucionales y muchas compartidas. La segunda, bajo el régimen de la autonomía departamental con facultades delegadas a merced del centralismo; queda bajo la responsabilidad de las chicheñas y chicheños definir nuestro desarrollo integral ejerciendo la autodeterminación. El comité impulsor debe cumplir el mandato imperativo determinado el 17 de noviembre de 2012.

Gobierno Autónomo Municipal de Tupiza.
Equipo ABC Nación Chichas

Conflictos de Pertenencia



Marzo de la próxima gestión es un mes planteado como posible para que se conozcan los resultados del Censo Nacional de Población y Vivienda desarrollado el pasado noviembre. Ahí podremos constatar el alcance de la iniciativa impulsada a cerca del proceso de autoidentificación con la Nación Chichas expresada por todos los habitantes del territorio nacional reconocidos como chicheños. Así, hasta el momento y con datos de relacionamiento con los círculos de relacionamiento inmediatos al parecer ha existido una respuesta favorable en cuanto a la pregunta 29 para que se vayan sumando mayores respuestas que potencien a la identidad regional y la pertenencia a la misma y que posteriormente permita impulsar otras iniciativas más concretas en cuanto a proyectos de desarrollo.

            Por ahora queda continuar con el calendario tradicional que nos presenta de forma inmediata y casi inmediata las festividades de Navidad, Año Nuevo, Reyes y Carnaval; dentro de las cuales se destacan por sus particularidades, sobre todo, la Fiesta de Reyes y Carnaval. Estas ocasionas se presentan para que podamos seguir fortaleciendo y, en algunos casos, reconstruyendo las festividades en base al acontecer que se va presentando en esta etapa de transición entre dos años. A partir de la estructuración de una subjetividad colectiva a partir de imaginarios sociales se van esbozando la identidad y la pertenencia a la misma, con una diversidad de elementos donde cobra relevancia el nivel cultural y todas sus características. Así, desde los aspectos en los cuales nos entendemos como grupo podemos hallar un punto de encuentro para considerar la pertinencia o no para considerarnos parte de la comunidad, en este caso, de los Chichas. Con esto se va cubriendo una de las necesidades sociales que se refiere a la pertenencia y asociación a un ente colectivo donde podemos adscribirnos para la búsqueda de objetivos comunes y el compartimiento de afinidades. Claro que esta adscripción está fundamentada más allá de la simple necesidad y lleva consigo la construcción de esas subjetividades que sustentan una identidad con raigambres y la otredad frente a un contrario/complementario del cual diferenciarnos.

            De esta manera, a partir del debate conceptual o teórico que se pueda presentar existe otra arista de la realidad misma que en ocasiones se contrapone a estos planteamientos donde se exteriorizan conflictos de pertenencia y de autoidentificación. Así, se pudo percibir algunas voces disonantes en la iniciativa del pasado Censo donde se presentaban contraposiciones con la idea de la pertenencia a una Nación Chichas a partir de, sobre todo, la carga política que en este momento representa el tema de lo indígena originario. No obstante, como se dijo anteriormente, este es un tema pendiente para la reflexión, análisis y debate donde se vayan dejando de lado algunos prejuicios muy ligados al tema del colonialismo que ha creado estos conflictos identitarios en regiones como la nuestra. Nos encontramos en un momento importante en cuanto a profundizar los estudios e investigaciones respecto de la identidad Chichas donde se rescate los orígenes precolombinos en complementariedad con lo que ahora entendemos como el “ser chicheño” desde una mirada contemporánea y todos los procesos históricos y sociales de nuestro tiempo.