La Caballeria Chicheña en la Batalla de Suipacha

Y OTRAS ACCIONES POR LA INDEPENDENCIA DE BOLIVIA

Prof. Edgar Murillo Huarachi
Divulgador Histórico
de los Chichas y Tupiza


En el estudio histórico de la identidad de los Chichas, la “Caballería Chicheña” resalta con méritos propios en hechos de probado valor y conducta. Donde se hace conocer por primera vez durante la Guerra por la Independencia es en el combate  de Cotagaita el 27 de Octubre y luego  en el suceso heroico de la “Batalla de Suipacha” el 7 de Noviembre de 1810, evento considerado por la historia como el “Primer Triunfo Patriota en el Alto Perú” sobre fuerzas realistas de dos pueblos hermanos Argentina y Bolivia. Es en Suipacha donde se inicia y se graba la gloria de la “Caballería Chicheña” y su voluntad permanente por contribuir a la Independencia de la Nación.

Su participación en Suipacha comienza en oportunidad que meses antes pasa a formar parte de las “Partidas de Observación” dirigidas por el montonero Martín Miguel de Güemes con asiento en Humahuaca (Argentina). Su incorporación a Güemes, fue facilitada por el Marqués de Tojo Don José Fernández Campero que tenía desde su hacienda en Yavi (antes Chichas-Bolivia hoy Jujuy-Argentina) a su cargo la organización de este tipo de escuadrones por encargo de las  autoridades del Virreinato de La Plata y de Salta. La Caballería Chicheña, se distinguía de otras por estar conformada por gente nativa y aguerrida, con sus propias cabalgaduras, vestida de ponchos colorados, sombrero alón en la cabeza, utilizando particularmente lanzas, también armas de fuego y hondas para sus acciones guerreras.

En lo pertinente a la propia “Batalla de Suipacha”, una parte de la “Caballería Chicheña” para el combate se agregó a las tropas  provenientes de Tarija a cargo de José Antonio de Larrea el 10 de Octubre en Mojo. Otra parte se asocia a los gauchos de Güemes y al Primer Ejército Auxiliar Argentino de José Antonio Balcarce el 6 de Noviembre, teniendo como jefe al chicheño patriota Pedro Arraya. Al medio día del 7 de Noviembre, la “Caballería Chicheña” en Nazareno al frente de Suipacha y río en medio, opera tipo guerrillas desde los cerros y quebradas durante cinco horas, hasta lograr como apoyo donde su presencia era necesaria por Balcarce, la derrota, fuga y posterior persecución del ejercito realista encabezado por el coronel español José de Córdova.

Las consecuencias políticas, militares y morales de Suipacha fueron de enorme significación para la emancipación de Bolivia, Argentina y América. En mérito al triunfo, la Junta de Buenos Aires por Decreto de 29 de Noviembre de 1810, resuelve premiar a   Tupiza por ser el Cuartel General de los Patriotas, con un escudo bajo la inscripción “La Patria a los Vencedores de Tupiza”. Posteriormente, otras disposiciones facultan el uso de este escudo a regimientos argentinos, así como que el emblema también debería ser llevado por los “Chicheños de Pedro Arraya” como distintivo de su bravura y colaboración a la libertad de su pueblo. De esta manera la historia premia a los vencedores e inmortaliza a la Batalla de Suipacha.

Años siguientes y siempre en la campaña por la Independencia, la “Caballería Chicheña” reedita sus servicios prestados a la Patria reforzando a la expedición del Segundo Ejército Auxiliar Argentino dirigido por Manuel Belgrano que en su intento de expulsar a los realistas sostiene las batallas de Vilcapugio y Ayohuma el 1 de Octubre y 14 de Noviembre de 1813 respectivamente. En ambos combates, la Caballería Chicheña demostró su probada capacidad, exhibiendo como distintivo su propia bandera “Azul Grana” que tuvo el mismo trato de respeto y conservación que la bandera Argentina después de las derrotas sufridas por el ejército patriota. Fue otra página de gloria para la historia de la hoy Bolivia y Argentina.

Al final de la Guerra por la Independencia, la “Caballería Chicheña” bajo el comando del Coronel Carlos Medinaceli, contribuyó a poner fin al poder español en la “Batalla de Tumusla” el 1 de Abril de 1825. Así esta caballería, en la tierra de los Chichas tuvo el privilegio de ser participe en Suipacha del Primer Triunfo y en Tumusla del Último Triunfo por la Independencia de la Patria. Ya en la República, entre 1837 y 1838, la “Caballería Chicheña” formó parte del Ejército del Sud a órdenes del General Otto Felipe Braun que consiguió brillantes victorias en Humahuaca, Iruya y Montenegro sobre el ejército Argentino que se oponía a la Confederación Perú-Boliviana.

El 18 de Noviembre de 1841, la Caballería Chicheña reeditaría en la “Batalla de Ingavi” sus actuaciones históricas. Esta vez reclutada en Tupiza, Mojo y Cotagaita por José Miguel de Velasco, marchó al Norte y se incorporó a las filas del Presidente José Ballivián. Según  coinciden en opinión varios historiadores, el ataque de la caballería fue tan determinante que produjo el pánico y desbande de los invasores peruanos y muerte de su jefe Agustín Gamarra, quedando así consolidada la Independencia definitiva de Bolivia. En tiempos posteriores, la “Caballería Chicheña” honró su nombre en la Guerra del Pacífico a través del Coronel Rufino Carrasco y su triunfo extraordinario contra Chile en la Batalla de “Tambillos” el 6 de Diciembre de 1879. También en la Guerra del Chaco, 1932-1935, alistada en varios regimientos regionales demostró sus aptitudes y su obligación de defender la Patria.

En reconocimiento a esta  meritoria trayectoria, la “Caballería Chicheña” recibió en el transcurso del tiempo varios honores y disposiciones gubernamentales y exaltando su valor el Alto Mando Militar crea el Regimiento Chichas 7 de Caballería con asiento en Tupiza, el que honrando su nombre se presenta en ceremonias públicas luciendo la disciplina e indumentaria de la “Caballería Chicheña”. También es motivo de inspiraciones literarias y artísticas para muchos intelectuales. Por otra parte, en demostración de su tradición e identidad chicheña, en Tupiza se hacen demostraciones a caballo en fiestas populares, así como se crean Centros Ecuestres dedicados a enseñar el manejo del caballo y paseos montados por lugares de atracción turística. Estas demostraciones aún mantienen vivo el recuerdo de los relevantes servicios a la Patria por parte de la gloriosa “Caballería Chicheña”.

La Paz, Noviembre de 2020.

Breves Reflexiones Sobre la Fundación de Tupiza

Prof. Edgar Murillo Huarachi
Ex Presidente de la Sociedad Geográfica
e Histórica de los Chichas

Cada año el 4 de Junio se rinde homenaje a la Fundación de la ciudad de Tupiza. Desde mucho tiempo atrás, varios historiadores en sus libros y textos han sostenido que la versión más creíble de la Fundación de Paria y Tupiza se debe a la expedición del Capitán Diego de Almagro en 1535, sin fijar día concreto del hecho. A partir de ese año, Tupiza figura en la historia colonial como un importante centro urbano al servicio de su pueblo y particularmente de los españoles.

Sin embargo, desde 1970 sobre esta creación existen divergencias de opinión, en unos casos por no saber apropiar con objetividad histórica la fecha y autor; y en otros por diferentes maneras de interpretar la historia. Por lo tanto, actualmente existen dudas y equivocaciones sobre el significado del hecho mismo. Por lo tanto, corresponde con una visión ecuánime realizar algunas reflexiones que contribuyan a poner en claro dicho acontecimiento.

Sobre la fecha y autor, algunos sostienen que la Fundación de Tupiza fue el 4 de Junio de 1574 por el autor español Luís de Fuentes y Vargas. Es un dato descartado por varios historiadores y eventos calificados que se realizaron sobre la Fundación de Tupiza. Está comprobado que ese año y mes, Luís de Fuentes después de escoger a Tupiza por más de diez años como cabeza de su corregimiento y permanecer en ella, en Marzo de 1574 la desocupó para cumplir la misión de ir a fundar Tarija.  En consecuencia, la interpretación no es pertinente y sobrepasa la verdad histórica.

En cuanto a la explicación que dan otros en sentido de que Tupiza a la llegada de los españoles en 1535, ya era un núcleo originario indígena de la primitiva Nación Chicha y lo que hicieron los hispanos fue desfigurar y destruir su identidad y cultura, son aseveraciones a las que corresponden algunas respuestas. Evidentemente, Tupiza a 1535 ya existía como “centro rural” principal de los Prehistóricos Chichas, pero las sucesivas expediciones españolas que llegaron al lugar  a partir de Almagro, la convirtieron en “centro urbano”. Como resultado de esta situación, Tupiza al igual que cientos de ciudades de América, experimenta transformaciones cualitativas profundas que se convirtieron en parte fundamental de su identidad pasada, presente y futura.

Al recordar este 2020 los 485 años de la Fundación de Tupiza, es momento de estar en acuerdo con la verdad histórica, reconociendo que esta fecha solemne es producto del año 1535 y que tuvo como base una población originaria que habitaba el lugar antes de su creación española. Así Tupiza, mantendrá su antigüedad y el gran mérito de ser la segunda población fundada por los españoles y hoy ser la “Primera Ciudad Fundada en Bolivia”, al no tener Paria esa calidad y jerarquía de ciudad. También mantener el 4 de Junio como día de su fundación, por haberse convertido esa fecha en una tradición que simboliza y representa que Tupiza es heredera en su origen del contacto de los antiguos Chichas y de la dimensión que logró alcanzar desde su creación por los españoles.

La Paz, mayo de 2020

VILLAZÓN, ORGULLO DE BOLIVIA

Prof. Edgar Murillo Huarachi


20 de Mayo de 1910, es una fecha que marca la fundación de la ciudad chicheña y fronteriza de Villazón.

A 110 años de su existencia corresponde recordar y rendir homenaje en razón a que en sus orígenes fue parte de la Nación Chicha; en la Guerra por la Independencia  fue escenario heroico en acciones y con actores por la libertad de Bolivia; en la República llegó a constituirse en un sitio vital de comunicación, comercio e integración con la Argentina; durante la Guerra del Pacífico y el Chaco, supo aportar con combatientes y bienes para la defensa de la Patria.

Por todas las epopeyas gloriosas pasadas, tener un espíritu fuerte de desarrollo, bondad y cariño para acoger a los bolivianos, por abrir horizontes de bien y grandeza para la región de los Chicha y toda Bolivia, nada más oportuno decir como un respetuoso tributo en esta fecha de Aniversario de su fundación, que:

"LA CIUDAD DE VILLAZÓN  ES UN VERDADERO ORGULLO DE BOLIVIA"

La Paz, 20 de Mayo de 2020