La Caballeria Chicheña en la Batalla de Suipacha

Y OTRAS ACCIONES POR LA INDEPENDENCIA DE BOLIVIA

Prof. Edgar Murillo Huarachi
Divulgador Histórico
de los Chichas y Tupiza


En el estudio histórico de la identidad de los Chichas, la “Caballería Chicheña” resalta con méritos propios en hechos de probado valor y conducta. Donde se hace conocer por primera vez durante la Guerra por la Independencia es en el combate  de Cotagaita el 27 de Octubre y luego  en el suceso heroico de la “Batalla de Suipacha” el 7 de Noviembre de 1810, evento considerado por la historia como el “Primer Triunfo Patriota en el Alto Perú” sobre fuerzas realistas de dos pueblos hermanos Argentina y Bolivia. Es en Suipacha donde se inicia y se graba la gloria de la “Caballería Chicheña” y su voluntad permanente por contribuir a la Independencia de la Nación.

Su participación en Suipacha comienza en oportunidad que meses antes pasa a formar parte de las “Partidas de Observación” dirigidas por el montonero Martín Miguel de Güemes con asiento en Humahuaca (Argentina). Su incorporación a Güemes, fue facilitada por el Marqués de Tojo Don José Fernández Campero que tenía desde su hacienda en Yavi (antes Chichas-Bolivia hoy Jujuy-Argentina) a su cargo la organización de este tipo de escuadrones por encargo de las  autoridades del Virreinato de La Plata y de Salta. La Caballería Chicheña, se distinguía de otras por estar conformada por gente nativa y aguerrida, con sus propias cabalgaduras, vestida de ponchos colorados, sombrero alón en la cabeza, utilizando particularmente lanzas, también armas de fuego y hondas para sus acciones guerreras.

En lo pertinente a la propia “Batalla de Suipacha”, una parte de la “Caballería Chicheña” para el combate se agregó a las tropas  provenientes de Tarija a cargo de José Antonio de Larrea el 10 de Octubre en Mojo. Otra parte se asocia a los gauchos de Güemes y al Primer Ejército Auxiliar Argentino de José Antonio Balcarce el 6 de Noviembre, teniendo como jefe al chicheño patriota Pedro Arraya. Al medio día del 7 de Noviembre, la “Caballería Chicheña” en Nazareno al frente de Suipacha y río en medio, opera tipo guerrillas desde los cerros y quebradas durante cinco horas, hasta lograr como apoyo donde su presencia era necesaria por Balcarce, la derrota, fuga y posterior persecución del ejercito realista encabezado por el coronel español José de Córdova.

Las consecuencias políticas, militares y morales de Suipacha fueron de enorme significación para la emancipación de Bolivia, Argentina y América. En mérito al triunfo, la Junta de Buenos Aires por Decreto de 29 de Noviembre de 1810, resuelve premiar a   Tupiza por ser el Cuartel General de los Patriotas, con un escudo bajo la inscripción “La Patria a los Vencedores de Tupiza”. Posteriormente, otras disposiciones facultan el uso de este escudo a regimientos argentinos, así como que el emblema también debería ser llevado por los “Chicheños de Pedro Arraya” como distintivo de su bravura y colaboración a la libertad de su pueblo. De esta manera la historia premia a los vencedores e inmortaliza a la Batalla de Suipacha.

Años siguientes y siempre en la campaña por la Independencia, la “Caballería Chicheña” reedita sus servicios prestados a la Patria reforzando a la expedición del Segundo Ejército Auxiliar Argentino dirigido por Manuel Belgrano que en su intento de expulsar a los realistas sostiene las batallas de Vilcapugio y Ayohuma el 1 de Octubre y 14 de Noviembre de 1813 respectivamente. En ambos combates, la Caballería Chicheña demostró su probada capacidad, exhibiendo como distintivo su propia bandera “Azul Grana” que tuvo el mismo trato de respeto y conservación que la bandera Argentina después de las derrotas sufridas por el ejército patriota. Fue otra página de gloria para la historia de la hoy Bolivia y Argentina.

Al final de la Guerra por la Independencia, la “Caballería Chicheña” bajo el comando del Coronel Carlos Medinaceli, contribuyó a poner fin al poder español en la “Batalla de Tumusla” el 1 de Abril de 1825. Así esta caballería, en la tierra de los Chichas tuvo el privilegio de ser participe en Suipacha del Primer Triunfo y en Tumusla del Último Triunfo por la Independencia de la Patria. Ya en la República, entre 1837 y 1838, la “Caballería Chicheña” formó parte del Ejército del Sud a órdenes del General Otto Felipe Braun que consiguió brillantes victorias en Humahuaca, Iruya y Montenegro sobre el ejército Argentino que se oponía a la Confederación Perú-Boliviana.

El 18 de Noviembre de 1841, la Caballería Chicheña reeditaría en la “Batalla de Ingavi” sus actuaciones históricas. Esta vez reclutada en Tupiza, Mojo y Cotagaita por José Miguel de Velasco, marchó al Norte y se incorporó a las filas del Presidente José Ballivián. Según  coinciden en opinión varios historiadores, el ataque de la caballería fue tan determinante que produjo el pánico y desbande de los invasores peruanos y muerte de su jefe Agustín Gamarra, quedando así consolidada la Independencia definitiva de Bolivia. En tiempos posteriores, la “Caballería Chicheña” honró su nombre en la Guerra del Pacífico a través del Coronel Rufino Carrasco y su triunfo extraordinario contra Chile en la Batalla de “Tambillos” el 6 de Diciembre de 1879. También en la Guerra del Chaco, 1932-1935, alistada en varios regimientos regionales demostró sus aptitudes y su obligación de defender la Patria.

En reconocimiento a esta  meritoria trayectoria, la “Caballería Chicheña” recibió en el transcurso del tiempo varios honores y disposiciones gubernamentales y exaltando su valor el Alto Mando Militar crea el Regimiento Chichas 7 de Caballería con asiento en Tupiza, el que honrando su nombre se presenta en ceremonias públicas luciendo la disciplina e indumentaria de la “Caballería Chicheña”. También es motivo de inspiraciones literarias y artísticas para muchos intelectuales. Por otra parte, en demostración de su tradición e identidad chicheña, en Tupiza se hacen demostraciones a caballo en fiestas populares, así como se crean Centros Ecuestres dedicados a enseñar el manejo del caballo y paseos montados por lugares de atracción turística. Estas demostraciones aún mantienen vivo el recuerdo de los relevantes servicios a la Patria por parte de la gloriosa “Caballería Chicheña”.

La Paz, Noviembre de 2020.